Errores a la hora de castigar a los niños

No existen reglas sobre cómo disciplinar a los hijos.

0
709
  1. No respetar ni establecer límites y reglas precisos

Como primer paso, es esencial hablar con los hijos sobre las normas y valores tanto sociales como morales, así como la importancia y punto de vista práctico en su vida.

Asimismo, los hijos deben conocer el comportamiento específico que esperan los padres dependiendo de la ocasión para no ser castigados en desconocimiento.

 

  1. Imponer castigos al instante

Es necesario dar advertencias para enseñar autocontrol al pequeño. De este modo les permitiremos desarrollar su razonamiento. También aprenderán a ser conscientes de sus acciones y de las repercusiones que conlleva faltar a las normas.

Aplicar castigos en el momento no es un acto amoroso y tampoco promueve la interiorización de los valores sociales y morales. Por lo tanto, da advertencias a tus pequeños en tiempo y forma.

 

  1. No cumplir los castigos o aplicarlos a deshora

Frecuentemente, este es otro de los errores a la hora de castigar a los niños. Hay padres que utilizan los castigos como amenaza para que los hijos se tranquilicen; dejan pasar el tiempo y simplemente no cumplen con su palabra.

De igual manera, es probable que el aplicar el castigo a deshora confunda a los niños. Puede ser por descuido o permisividad. Sin embargo, estos comportamientos no benefician a los pequeños.

Esto se debe a que no tomarán en serio la autoridad del padre o de la madre en las siguientes ocasiones o sentirán cierta incertidumbre con respecto a sus acciones. Así que, si tus hijos son merecedores de un castigo, sé consecuente y actúa en el momento dejando muy en claro la razón.

 

  1. Aplicar castigo inadecuado o desproporcionado

El castigo debe ser coherente y estar relacionado con la norma o límite establecido que el niño ha pasado por alto. Por ejemplo, si el conflicto fue generado por el balón de fútbol, el castigo debe estar relacionado con el uso de este. Es otras palabras, el castigo debe ajustarse a la falta.

 

  1. Implementar el castigo corporal

En algunos entornos, este tipo de castigo se continúa ejerciendo debido a su supuesta efectividad. Sin embargo, se ha encontrado que el castigo corporal modifica las conductas del niño.

El castigo físico incrementa los comportamientos antisociales o disruptivos, así como el uso de la disciplina agresiva; lo que, a su vez, les afectará más adelante, en su juventud y adultez.

Fuente: mejorconsalud

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here